Detectar un problema psicológico a tiempo puede ahorrar muchas consecuencias negativas, tanto para la persona que lo sufre como las que se encuentran a su alrededor. Sin embargo, muchas veces los síntomas pueden ser no muy claros, y no estar seguro de si se sufre depresión, ansiedad, estrés, etc. Es un obstáculo muy común cuando se habla de problemas psicológicos, ya que no pueden medirse como se haría con una enfermedad física como un resfriado. En el post de hoy, vamos a tratar cuáles son los síntomas de depresión más comunes, para que puedas prever si alguien cercano a ti las sufre. De esta forma, podrás solicitar ayuda profesional y no dejar que el tiempo y otras circunstancias puedan agravar la situación.

 

La depresión y sus síntomas

La depresión es una enfermedad que afecta a muchas personas hoy en día. Diversas situaciones de estrés, presión, vida cotidiana y demás, pueden provocar problemas que desencadenan en una enfermedad como lo es la depresión.

Una confusión muy común es la que se da entre los trastornos de la ansiedad y la depresión. Suelen confundirse ya que la diferenciación clínica entre ambos es muy similar. Asimismo, los síntomas depresivos no solo construyen en sí mismos un trastorno, sino que pueden formar parte de otros problemas psicológicos.

Como siempre decimos, cada situación es diferente y en este sentido, los síntomas pueden cambiar según los factores que rodean a la persona. La edad o el sexo son datos sociodemográficos que influyen en cómo se presentan estos síntomas. En este artículo, hemos querido recopilar una serie de síntomas generales de la depresión, y que si estás atento a esa persona que crees que puede sufrir una situación así, te des cuenta rápidamente de que necesita ayuda:

 

  • Falta de concentración

Está demostrado científicamente que las personas que padecen esta enfermedad tienen una gran dificultad para poder concentrarse, sobre todo en aquellas tareas en las que necesitan un esfuerzo.

A estas tareas suele atribuirse una toma de decisión que requiere de un pensamiento de planificación, desarrollo y anticipación de los resultados de tal decisión. La mayoría de las veces estas personas no son conscientes de que esta falta de concentración es un síntoma depresivo, por lo que suelen relacionarlo con otros tipos de problemas.

 

  • Aumento de la lentitud en realizar sus tareas

A la dificultad de realizar tareas se le añade la lentitud en el tiempo, y no solo en las tareas que requieran un esfuerzo psicológico, sino aquellas cotidianas. Asimismo, se le añade la negatividad en cuanto a llevar a cabo cualquier acción. Por ejemplo, el pensamiento “me saldrá mal” es muy común entre las personas que sufren de depresión. Sin embargo, es necesario consultar siempre con un especialista antes de llegar a una conclusión en concreto, pues como decíamos anteriormente, estos síntomas suelen también estar presentes en otro tipo de trastornos.

 

  • Olvidos frecuentes

Es otra de las características comunes de esta enfermedad. Olvidarse, despistarse o simplemente no darse cuenta de la tarea que está realizando en ese momento pueden ser razones de que esa persona tenga depresión. Se aplica tanto a la memoria a corto plazo como a la memoria a largo plazo.

 

  • Desesperanza y tristeza

La depresión puede provocar un círculo vicioso en que se dejan de fijar objetivos personales por un pensamiento negativo en relación a conseguir o no esos objetivos. De esta forma, no intentar conseguir lo que se desea puede aumentar la sensación de vacío.

 

  • Pérdida del placer

La persona ya no es capaz de disfrutar con las actividades que antes le gustaban y le provocan sensaciones de placer, felicidad, satisfacción, etc. En este aspecto entran tanto la líbido como el interés por ciertas actividades (hobbies), por ejemplo.

 

  • Consecuencias físicas

Los problemas con la comida, con conciliar el sueño o con la energía son muy frecuentes. El estado de ánimo negativo provoca otros trastornos como estos, por lo que esta enfermedad puede tener no solo consecuencias psicológicas, sino también derivar a problemas físicos.

En ocasiones, la depresión acaba en pensamientos de suicidio, por lo que intentar hacerse daño a uno mismo puede ser un síntoma de un trastorno grave. En este punto, se recomienda contactar con profesionales, ya que puede tratarse de una depresión severa.

 

Conclusión

Como hemos comentado al principio de este artículo, estos síntomas son muy comunes en las personas que sufren de un trastorno depresivo. Sin embargo, tener estos síntomas no tiene que significar con certeza de que exista esta enfermedad. Es necesario contactar con profesionales para detectar el problema y no llegar a tener consecuencias más graves.

En Síndrome Adicciones conocemos de primera mano este problema, y nuestros profesionales saben cómo encaminar la solución para recuperar la vida del paciente al 100%. Ponte en contacto con nosotros si crees que alguien necesita ayuda, no dejes pasar más tiempo.

contacto-sindrome-adicciones

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube