Con la llegada del buen tiempo, muchas personas empiezan su cruzada particular contra los kilos acumulados en invierno. Una de las formas más habituales de perder peso es utilizar dietas restrictivas, que prometen bajar rápido de peso. Sin embargo estas dietas, además de no ser la solución para adelgazar, pueden convertirse en un peligro para su salud.

En el mundo de la inmediatez en el que vivimos, muchas personas buscan perder peso de forma rápida, a través de dietas milagro, muy restrictivas, que comprometen el estado nutricional y la salud de quienes las practican.

¿Qué son las dietas restrictivas?

Las dietas restrictivas apuestan por eliminar determinados alimentos de nuestra dieta habitual, con el objetivo de perder peso. Este tipo de dietas permiten perder mucho peso en poco tiempo, sin embargo suponen un riesgo para la salud.

Algunas de estas dietas apuestan por el ayuno. En otras, se promueve la ingesta de proteinas. Algunas otras se basan en ingerir un solo alimento a lo largo del día o en un consumo muy bajo de calorias. Sea cual sea la fórmula que se utiliza, todas estas dietas ponen en peligro nuestra salud al eliminar una gran cantidad de alimentos de nuestra alimentación.

Este tipo de dietas se aleja del modelo de comida equilibrada, introduciendo una alimentación desequilibrada que perjudica a la persona que la sigue y es incompatible con unos hábitos alimentarios racionales.

La promesa de bajar rápido de peso

Las dietas restrictivas prometen bajar de peso de forma rápida. A pesar de que cumplen su promesa, los kilos perdidos vuelven rapidamente, lo que se conoce como efecto yo-yo o rebote. 

Las dietas restrictivas crean un estado de hambre permanente que lleva a la persona a sentir un ansia permanente por la comida, lo que puede llevar a la persona a perder el control de lo que come y desarrollar un trastorno alimentario serio.

Riesgos para la salud

1.- Deshidratación

En muchas de estas dietas milagrosas, la pérdida de peso de debe a una pérdida de líquidos, lo que genera la sensación de que se ha perdido mucho peso y volumen. Sin embargo, esta práctica supone un riesgo de deshidratación que lleva a que nuestra sangre se haga más espesa y aumenta el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares y renales.

2.-Fatiga crónica

La deshidratación genera, además, una pérdida importante en el rendimiento del organismo, lo que conlleva una continua sensación de cansancio y fatiga. Esta fatiga se ve incrementada por la falta de nutrientes y por el intento del cuerpo de consumir la mínima energía posible.

3.- Alteraciones en el humor

El cansancio constante, la fatiga, los problemas parra conciliar el sueño y la continua sensación de hambre que generan las dietas restrictivas indicen cambios de humor en las personas que las siguen, que pueden mostrarse irascibles y abatidos.

4.- Riesgo de lesiones musculares

La pérdida de peso en las dietas restrictivas suele ir acompañada de una pérdida de masa muscular, lo que significa que nuestros músculos se debilitan y aumenta la probabilidad de sufrir lesiones.

5.- Debilitamiento de los huesos

La falta de nutrientes característica de las dietas restrictivas afecta también a los huesos, produciendo debilidad ósea y favoreciendo la aparición de fracturas

Dietas a juicio

La dieta de la Zona, Dukan, la dieta del Dr. Atkins, la dieta Gourmet, la dieta de la piña o la dieta de la alcachofa son algunas de estas dietas restrictivas tan peligrosas para la salud. A estas hay que sumar una nueva moda, la dieta del azúcar.

Esta dieta propone evitar todo tipo de azúcares. Esto incluye reducir el consumo de azúcar blanco como el que encontramos en la bollería, los refrescos, los zumos o las galletas; pero también supone reducir la ingesta de alimentos como las frutas, las verduras o los lácteos, bajo la premisa de que la glucosa, fructosa y lactosa incluidas en estos alimentos es perjudicial para nuestra salud.

La mejor manera de perder peso de forma segura y saludable es ponernos en manos de un especialista que nos ayude a llevar una alimentación saludable. Además, en muchas ocasiones utilizamos la comida como desahogo emocional, por lo que un psicólogo puede ayudarnos a bajar de peso. La Clínica Universitaria Síndrome cuenta con un grupo de expertos es trastornos alimenticios que pueden ayudarte a bajar de peso de una manera saludable. Llámanos sin compromiso

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube
    sindrome-guia-dejar-alcohol-pareja