La ludopatía se define como la necesidad incontrolable de manifestar conductas de juego desadaptativas aun siendo consciente de sus consecuencias negativas.

Hasta ahora se ha entendido esta psicopatología por parte de la Asociación Americana de Psiquiatría (APA), no como una adicción, si no como un trastorno del control de impulsos. Pero actualmente en el DSM V (manual dedicado a la identificación, clasificación y diagnostico de trastornos mentales) ya se considera a la ludopatía como un trastorno adictivo, debido sobre todo a la similitud entre la sintomatología del trastorno y el de otros trastornos adictivos. Esto es un hecho muy importante ya que así se reconoce la existencia de una dependencia, tolerancia y síndrome de abstinencia como en otro tipo de adicciones.

Entre los factores reconocidos que predisponen a la ludopatía algunos destacados son:

Antecedentes familiares, de forma que se haya podido establecer la conducta como algo normal. Falta de comunicación familiar, patrones educativos débiles, de forma que no quede claro lo correcto de lo incorrecto. Falta de educación en el manejo del dinero, trastornos del estado del ánimo (depresión), trastorno de personalidad y del control de impulsos, abuso de sustancias como alcohol, facilidad y acceso al juego, relaciones sociales cercanas al juego, falta de alternativas reforzantes, etc.

Los criterios diagnósticos del DSM-IV (APA, 1994) para este problema serían por tanto:

“A) Conducta de juego perjudicial y recurrente, caracterizada al menos por cinco de los siguientes síntomas:
1) Preocupación frecuente por jugar.
2) Existe la necesidad de aumentar la magnitud o la frecuencia de las apuestas para conseguir la excitación deseada.
3) Intentos repetidos sin éxito para controlar, reducir o parar el juego.
4) Intranquilidad o irritabilidad cuando se intenta reducir o parar el juego.
5) El juego como estrategia para escapar de problemas, o para mitigar un estado de ánimo deprimido o disfórico.
6) Después de perder dinero en el juego, vuelta al día siguiente para intentar recuperarlo.
7) Mentiras a miembros de la familia, terapeutas u otros, para ocultar el grado de importancia del juego.
8) Comisión de actos ilegales como: fraude, falsificación, robo o desfalco, para poder financiar el juego.
9) Arriesgar o perder una relación de importancia, trabajo, u oportunidad escolar o laboral a causa del juego.
10) Engaños repetidos para conseguir dinero con el que mitigar la desesperada situación financiera, en la que se encuentra, debida al juego.”

Para finalizar destacar que la ludopatía es una enfermedad que escapa al control de aquellos que la padecen, y considerarla un simple vicio propio de la falta de fuerza de voluntad de los afectados solo contribuyen a agravar la difícil situación de los enfermos y sus familiares sin contribuir en nada a la superación de la enfermedad, que es el único objetivo importante.

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube