Muchas de las actividades cotidianas como comer, practicar deporte o las relaciones sexuales, pueden convertirse en conductas adictivas fuera de control.  Vigorexia, ortorexia o ludopatía son adicciones; y como tal, generan graves problemas en la persona que los sufre. A pesar de ello, la mayor parte de la sociedad no las considera así, lo que dificulta la detección precoz y la búsqueda de tratamiento psicológico especializado.

La ludopatía es una de las adicciones comportamentales más comunes. La persona que la padece experimenta una pérdida de control ante la conducta  -no puede dejar de apostar- y cuando no puede seguir jugando no deja de pensar en ello, lo que le dificulta terriblemente concentrarse en el trabajo o disfrutar de otras actividades. Como en otras adicciones, se genera un dependencia psicológica que lleva a la persona a invertir cada vez más tiempo y dinero en esta actividad.

La conducta de juego aparece en el sujeto de forma frecuente, incontrolada y desadaptativa, interfiriendo en su vida social, laboral y familiar y provocando  graves problemas psicológicos.

Pueden observarse varias fases consecutivas en el jugador patológico:

  1. Fase de ganancia: Al principio el jugador atraviesa un periodo de suerte donde se producen episodios frecuentes de ganancias. Esto conduce a una mayor excitación por el juego y hace aumentar la frecuencia de la conducta.
  2. Fase de pérdida: Una actitud excesivamente optimista en el jugador, que es característica de la persona con ludopatía, le conduce a aumentar la cantidad de dinero que utiliza para jugar. Esto conduce a una gran pérdida de dinero, difícil de tolerar para el jugador, que le lleva a jugar con el propósito de recuperar lo perdido.
  3. Fase de desesperación: En esta fase  la persona ha generado una gran deuda que le produce ansia por devolver el dinero. Aparece el sufrimiento producido por la alienación familiar, se genera una reputación negativa en la comunidad y el jugador siente un deseo irrefrenable de recuperar las sensaciones positivas de los momentos de ganancias.

Los juegos con ciclos rápidos (tragaperras, ruleta...) que incitan a apostar una y otra vez al jugador y le dan un resultado inmediato, son los que más enganchan a la persona con ludopatía.

¿Qué variables se observan en el origen de la ludopatía? Algunas características que se observan en personas con ludopatía son las siguientes:

  • En los varones, el trastorno suele comenzar en la adolescencia. En las mujeres aparece entre los 20 y los 40 años.
  • Existe una historia familiar de juego. Es posible que la familia apruebe el juego en cualquiera de sus variantes.
  • Trastorno del estado de ánimo de base.
  • Existencia de un trastorno de personalidad relacionado con el control de impulsos como el trastorno limite de la personalidad.
  • Consumo de sustancias y/o juego a una edad temprana.  Muchas veces suelen concurrir un trastorno por uso de sustancias en la persona ludópata.
  • Existencia de determinados rasgos de personalidad como la búsqueda de sensaciones, la competitividad o la tendencia al aburrimiento.
  • Poca tolerancia al estrés y la frustración, que hacen que el problema de juego empeore.

La ludopatía es un trastorno grave que merece atención clínica. En Síndrome Adicciones podemos ayudarte a luchar contra esta enfermedad. Si te sientes identificado con esta descripción o conoces a alguien que pueda necesitar nuestra ayuda no dudes en llamarnos.

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube