Daños neurológicos, problemas psiquiátricos o perforación del tabique nasal son algunas de las consecuencias del consumo habitual de cocaína. No obstante, la alteración más grave que provoca esta droga es la enfermedad cardíaca (infarto, arritmias, isquemias, hipertrofia miocárdica, disfunción sistólica e incluso muerte súbita). Además, este tipo de alteraciones cardíacas pueden producirse incluso en personas que consumen cocaína de forma esporádica.

En los últimos años se ha producido un aumento de las muertes súbitas e infartos no fatales en personas menores de 45 años, y estos datos se han relacionado con el aumento del consumo de cocaína en esta población.  En este sentido, se calcula que el 3% de las muertes súbitas en población joven española se deben al uso de esta sustancia.

En este sentido, se ha descubierto que la cocaína no solo perjudica al corazón de aquellos que llevan mucho tiempo consumiendo. Según un estudio realizado en el Hospital Clinic de Barcelona, esta droga también produce graves consecuencias para quienes la consumen de manera puntual.

Las personas bajo los efectos de la cocaína tienen cuatro veces más riesgo de sufrir un ataque cardíaco. Esto se debe a que la cocaína provoca una contracción de las arterias coronarias y un aumento de la coagulación, lo que puede provocar una falta de riego sanguíneo al corazón.

Por otro lado, la mezcla de cocaína y alcohol es un "cóctel fatal" que promueve la patología cardíaca precoz.  Si un paciente va a desarrollar una aterosclerosis con 50 o 60 años, el consumo de cocaína hace que esta enfermedad aparezca con 20 años.

La cocaína es una bomba de relojería sea cual sea la dosis consumida, aunque su consumo elevado aumenta los riesgos.  No obstante, no todo son malas noticias, al dejar de consumir cocaína la función ventricular mejora y las dimensiones del corazón regresan progresivamente a la normalidad.

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube
    sindrome-guia-dejar-alcohol-pareja