Contempla la foto superior durante unos instantes, una casa de campo después de la cosecha del heno. Es posible que pueda producirte sensaciones agradables e incluso relajantes. Las personas adictas a la cocaína experimentan reacciones totalmente opuestas a las tuyas: pulso acelerado, manos sudorosas y un ansia insaciable por la droga. El doctor Daniele Zullino, del Hospital Universitario de Ginebra, observó estas reacciones en sus pacientes.

¿Y por qué reaccionan así los adictos a la cocaína? La explicación es la siguiente: las bolsas blancas con heno pueden parecerse a los envoltorios donde se guarda la cocaína. Y esta pequeña asociación es suficiente para desencadenar una poderosa ansia de cocaína en personas adictas y producir los síntomas de los que hablábamos antes.

Este experimento revela uno de los pilares básicos que sustentan la adicción. La situación, el lugar o los amigos con los que se consume quedan fuertemente asociados a la droga en la memoria del adicto. Posteriormente, cuando la persona vuelve a encontrarse en esos mismos lugares o con esa misma gente con la que consumió, se despierta en él un ansia de droga que le lleva a perder el control y volver a consumir. Además,  en la mayoría de las ocasiones esta asociación es tan intensa y está tan arraigada, que el adicto ni siquiera es consciente de ella.  No es la persona quien decide voluntariamente volver a consumir, es el ansia por la cocaína la que le lleva a hacerlo.

La pérdida de control que hemos descrito  aparece en todas las adicciones y es la responsable de que la vida del adicto gire en torno a la droga.  Recuperar el control de tu vida no es fácil, pero desde Síndrome Adicciones podemos ayudarte. Tú eres quien debe tomar todas las decisiones, no dejes que la droga lo haga por ti.

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube