Los partidarios de la legalización de la marihuana en España superan por primera vez el 50% de la población en las encuestas oficiales.  En un trabajo llevado a cabo por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) con la financiación del Plan Nacional sobre Drogas del Ministerio de Sanidad, se expone que solo el 44,4% de la población prefiere mantener la actual prohibición de consumo.

Estos datos contrastan con los obtenidos en anteriores sondeos por las mismas instituciones. Por ejemplo, en 2004 solo un 42,5% de la población estaba de acuerdo con la legalización, frente al 52,1% actual.

Según el delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Francisco Asís Babín, este fenómeno se explica por el "bombardeo mediático" sobre iniciativas llevadas a cabo en Estados Unidos y Uruguay, que han contado con importantes fuentes de financiación.

No obstante, desde el gobierno, se aboga por contrarrestar con información científica y veraz esta campaña a favor de la legalización ya que los datos indican que la legalización de una sustancia va acompañada de un aumento de su consumo. Así, en Colorado (USA) ha aumentado un 150% el consumo de marihuana en adolescentes y la siniestralidad vial asociada a esta sustancia desde su legalización.

Por otro lado, la percepción de la peligrosidad  del resto de las drogas ha sufrido un importante aumento en los últimos años.  Mientras que  en 2004, el 36,8% de los encuestados sostenía que "hay que luchar por una sociedad sin drogas"; esta cifra ha aumentado a un 70,3% en la última encuesta.  Los autores creen que este cambio se debe al paso de una sociedad en auge económico caracterizada por el éxito y la diversión como metas a una sociedad en crisis más crítica y responsable.

Por otro lado, el delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, afirma que "la legalización de la marihuana no es un camino que España este dispuesto a seguir". En nuestro país no hay una legislación punitiva y el castigo máximo es una sanción administrativa si se consume en lugares públicos. Además, desde el punto de vista terapéutico en Europa el acceso a determinadas sustancias no pasa por el consumo de las plantas; hay medicamentos que contienen los principios activos que pueden ser utilizados dentro del sistema sanitario para las distintas necesidades de los pacientes. Por lo tanto, los argumentos usados en Estados Unidos y Uruguay para legalizar el consumo no tienen sentido en España.

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube
    sindrome-guia-dejar-alcohol-pareja