El camino hacia la igualdad entre hombres y mujeres está lleno de grandes logros, pero también de algunas trabas. Roles perjudiciales que parecían reservados a los varones están siendo asumidos también por ellas. Y especialmente preocupante está siendo el caso de las más jóvenes. Cuatro de cada diez mujeres que fueron tratadas por primera vez por adicciones tenían 16 años o menos. Un porcentaje que en el caso de los hombres es sensiblemente inferior: sólo el 12% era menor de edad.

Éste es uno de los datos que destacan del «Estudio de perfil de las personas usuarias de las entidades de la Unión de Asociaciones y Entidades de Atención al Drogodependiente (UNAD)». El informe desglosa los perfiles de las más de 20.000 personas que fueron tratadas en 2015 por sufrir adicciones en alguna de las 137 entidades adscritas a la UNAD. Con todo, el análisis se ha centrado en un perfil muy concreto: el de los usuarios que, por vez primera, han necesitado tratamiento por consumo de drogas.

Así, fueron por primera vez a consulta 8.649 personas, de las cuales, el 76% eran mujeres y el 24%, hombres. El número de varones es superior en todas las franjas de edad: entre 16 y 25 años, un 20% frente al 12%; entre 26 y 44, un 45% frente al 27%; en los mayores de 45 se equipara más, con un 23% frente al 20%... Sin embargo, en el caso de las menores de 16 años la situación cambia. «Casi la mitad de las mujeres que solicitó tratamiento es menor de edad. Es muy llamativo, pero hay que tener en cuenta que el número es pequeño en relación al total de consumidores», afirmó Cristina Cuenca, profesora de Psicología Social de la Universidad Complutense de Madrid. «Su consumo es de cannabis sustancialmente», añadió. ¿La explicación? «Quizá está cambiando la situación de las chicas adolescentes, un cambio de ciclo, un atrevimiento, el querer decir ‘‘aquí estoy’’», dijo Luciano Poyato, presidente de la UNAD. «El estudio no se ha centrado en realizar un análisis de los datos. Pero, a lo mejor, la igualdad ha llegado también a temas que no son tan positivos», añadió. Con todo, tampoco se puede descartar que las mujeres jóvenes sean más responsables y estén más dispuestas a recibir ayuda. No en vano, hablamos de aquellos casos atendidos por ONG.

Aun así, hay otros datos que llaman la atención. El porcentaje de mujeres tratadas por vez primera en la que el consumo de cocaína suponía el principal problema aumentó nueve puntos: de un 14% a un 23%. De hecho, el porcentaje de hombres y mujeres adictos a esta sustancia se ha igualado, y en el caso de ellas, ya es la segunda sustancia por encima del cannabis (20%) y el alcohol (35%). Y también es cierto que, en proporción por géneros, la adicción al alcohol está más presente en ellas que en ellos: un 35% de adictas frente a un 29% de adictos.

«Es cierto que, hace ya algunos años, las tasas de consumo se han igualado o incluso las mujeres las superan», explica a este diario Bartolomé Pérez Gálvez, psiquiatra de la Unidad de Alcohología del Hospital Universitario de San Juan (Alicante). Así lo ven en su unidad: si hace años el tratamiento del alcoholismo era cuatro contra uno a favor de los hombres, la distancia se ha reducido ahora a tres frente a dos. «Puede haber un tema biológico, por el que las mujeres son más vulnerables a la ingesta», argumenta Gálvez. Y también que en unidades como la suya, donde se sigue «un tratamiento normalizado dentro del sistema sanitario, ofrece mucha tranquilidad a las pacientes». Pero también cree que existe un «factor cultural» a la hora de explicar la equiparación en los consumos. «El ocio es compartido totalmente. Ya no existe un ocio para chicos y otro para chicas. A nivel de consumo, no necesariamente de adicción, es el principal factor».

Cannabis demasiado puro

Del mismo modo, el experto también ha observado «una ingesta de cannabis similar entre chicos y chicas». Un panorama, por cierto, mucho más dañino del que parece aceptado socialmente. «Están haciendo mucho daño las semillas transgénicas, con mayor pureza y mayor THC –el principal psicoactivo del cannabis–. Vemos unos cuadros de vómitos que no se veían desde hace más de 30 años».

El reciente estudio ESTUDES, impulsado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, parece avalar la tendencia apuntada en el análisis de la UNAD. Este informe, centrado en los menores de 14 a 18 años, revelaba que, en proporción, el consumo de alcohol ya es mayor entre las mujeres –78% frente a 75%–, así como el de tabaco –33% frente al 29%– .

Además, otras drogas que hace no muchos años tenían una presencia casi marginal en las mujeres comienzan a incorporarse de forma peligrosa. Un 28% de los chicos consume cannabis, apenas cinco puntos porcentuales más que las adolescentes (23%). Y lo mismo ocurre con la cocaína: está presente en un 3% de varones frente a un 2% de mujeres. El consumo, y parece que ahora también la adicción, se están equiparando año tras año.

Fuente: http://www.larazon.es/sociedad/la-igualdad-tambien-llega-a-las-drogas-FA13139095#.Ttt1n7YV1TOcphx

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube