Existen muchos mitos alrededor del consumo de marihuana que hablan de la inocuidad de esta droga, de su carácter "natural" y de sus "propiedades terapéuticas". Sin embargo, el consumo de marihuana conlleva una serie de consecuencias y riesgos asociados en la vida de la persona que consume esta droga de manera continuada. Hoy en el blog revisamos qué dice la ciencia en relación a 4 mitos sobre la marihuana.

El cannabis se extrae de las hojas, tallos y flores de la planta Cannabis Sativa. El THC es el ingrediente activo de la marihuana, es decir, el responsable de la sensación de euforia y bienestar que se asocia a su consumo. También genera psicosis en un pequeño porcentaje de personas consumidoras.

En los últimos años, la tecnología ha hecho que la concentración de THC en la marihuana aumente exponencialmente. Así, en los 90 la concentración de THC en la marihuana era de entre el 1 y el 2% mientras que hoy en día puede superar el 13%. Esto significa que el cannabis de hoy es seis veces más potente que el de hace 10 años. 

Hay que tener en cuenta este dato para poder interpretar los datos que nos revelan las últimas investigaciones sobre el consumo de marihuana.

Mitos sobre la marihuana

1. La marihuana no es dañina porque es natural y viene de una planta.

Pocos minutos después de haber inhalado el humo, el corazón se acelera y comienza a latir más rápido; los bronquios se expanden

Además el THC altera el pensamiento, aumenta el tiempo de reacción e influye en las funciones ejecutivas responsables del comportamiento racional.

Fumar marihuana se relaciona con una disminución del cociente intelectual, que no volvería a sus niveles previos ni siquiera después de un tiempo de abstinencia.

El humo de la marihuana contiene algunos de los mismos componentes que causan el cáncer que el tabaco, a veces más concentrados. Además no es cierto que sea natural, ya que actualmente existen plantas que han sido manipuladas genéticamente para conseguir concentraciones de THC superiores a lo normal. En este mismo sentido, el que sea natural no significa que sea inofensiva; por ejemplo, el opio es una droga natural que ha demostrado su devastadora acción durante muchos años.

2. La marihuana no es adictiva.

El 9% de los adultos que consumen marihuana acaba desarrollando una adicción. En el caso de los adolescentes, la probabilidad de sufrir una adicción es del doble (18%). Esto significa que las personas adictas a la marihuana consumen a pesar de las consecuencias negativas que conlleva su consumo.

En muchas ocasiones, la marihuana causa problemas en la vida diaria de los consumidores o empeora los problemas que ya existen. La mayoría de los consumidores de marihuana dicen sentirse menos satisfechos con sus vidas, con una peor salud física  mental y con problemas en sus relaciones sociales y laborales, en comparación con aquellos que no fuman.

3. La marihuana me ayuda a aliviar el estrés y la ansiedad.

La relación entre marihuana y ansiedad es otra de las razones por las que muchas personas se vuelven adictas. Así, un 72% de los consumidores habituales de marihuana sufren ansiedad o depresión; y muchos de ellos emplean esta droga como una solución a su malestar.

No obstante, pocos saben que la marihuana puede agravar estos sentimientos y causar ataques de pánico o ansiedad generalizada. En los consumidores de marihuana puede producirse un efecto rebote de ansiedad. Cuando los efectos ansiolíticos de la droga empiezan a desaparecer, los niveles de ansiedad crecen y la persona se siente más ansiosa que antes de empezar a fumar.

El consumo crónico de marihuana también se ha asociado a la depresión, aunque todavía no está claro si la droga causa depresión o si la depresión es un factor de riesgo que lleva al consumo de marihuana.

4. Dejar la marihuana no produce síndrome de abstinencia.

Cuando se deja de consumir marihuana, se produce un síndrome de abstinencia parecido al de la nicotina, que dificulta que se mantenga la abstinencia.

Las personas que dejan de consumir marihuana sienten irritabilidad, problemas para dormir y un fuerte deseo de consumir droga que se conoce como craving. 

La marihuana, como el resto de las drogas, te atrapa haciendo imposible abandonar su consumo e iniciar un proceso de rehabilitación. Sin embargo, con ayuda de profesionales cualificados se pueden introducir cambios en la vida de la persona que le ayuden a iniciar el cambio y dejar de consumir.

Si la marihuana está interfiriendo en tu vida, llámanos, podemos ayudarte a recuperar las riendas de tu vida. 

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube