Europa, el mayor consumo per cápita
Europa es la región con el mayor consumo de alcohol per cápita, con un promedio de 10,9 litros de alcohol por año entre. No obstante, en esta zona así como en África y América la tendencia se ha estancado en los últimos cinco años. En cambio, se han registrado aumentos en Asia sudoriental y en el Pacífico occidental.
Algo más de 11 litros por persona al año. Ésa es la cantidad de alcohol que se bebe en España al año según el último informe mundial de la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo que nos coloca ligeramente por encima de la media europea (10,9 litros al año) y muy por delante de las tasas mundiales, con 6,2 litros por persona y año. En España la ganadora es la cerveza (50%), seguida de las bebidas de alta gradación (28%) y, en tercer lugar (20%) el vino.
En cuanto a la percepción sobre los daños producidos por el alcohol, en España existe un entorno social tolerante y permisivo con respecto al consumo de alcohol. Tanto entre los adultos como entre los estudiantes de 14 a 18 años. Menos de la mitad de los encuestados consideraba que el consumo de 5 o 6 cañas/copas en fin de semana podía suponer un riesgo para su propia salud. Ello refleja una socialización del alcohol, una "normalización del consumo", entendida como la banalización y aumento del mismo, que está además en consonancia con la baja percepción del riesgo que los adultos y jóvenes atribuyen al consumo de alcohol.
La publicidad también ha contribuido a crear «un mito» sobre las bondades del alcohol. «Unen el consumo a conceptos como la libertad, el éxito sexual, la diversión, el acceso al mundo adulto y la identificación grupal», todos ellos valores que los jóvenes aseguran buscar cuando se emborrachan cada fin de semana. Por contra, se dejan de lado y nunca se mencionan «los efectos adversos como la resaca, la falta de apetito sexual, la agresividad o los accidentes de tráfico que se producen por coger el coche en estado de embriaguez».
Ya, en algunos países ya se han adoptado medidas como el aumento de los impuestos sobre el alcohol, el incremento del límite de edad o la regulación de la comercialización de bebidas alcohólicas. Aunque no sea la solución para los problemas que se derivan del consumo de alcohol. Debemos invertir en la educación desde muy temprana edad y en un consumo responsable posteriormente, para poder prevenir los efectos adversos del alcohol y sus posibles consecuencias.
“Disfrutar de todos los placeres es insensato, evitarlos insensible” Plutarco
Palabras clave: educación, formación en drogodependencias, postgrado universitario, experto en conductas adictivas

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube
    sindrome-guia-dejar-alcohol-pareja