La última encuesta estatal sobre el consumo de drogas ofrece datos reveladores sobre el consumo de cannabis, alcohol y tabaco en jóvenes con edades comprendidas entre los 14 y los 18 años.

Estas tres sustancias siguen siendo con diferencia las más consumidas por este sector de la población, alcanzando cifras alarmantes. El alcohol es consumido por un 81,9 % de los jóvenes entre estas edades, seguido por el tabaco con un 35,3%, y en tercer lugar el cannabis con un 26,8% de consumidores.

En lo referente al alcohol, la sustancia más consumida con diferencia, la media de inicio de consumo se sitúa entre los 13 y los 16 años, aumentando la cantidad de consumidores a medida que avanza la edad.

La actual situación de consumo desmedido de alcohol es consecuencia del valor cultura que se le ha otorgado tradicionalmente, siendo habitual que la población no la conceptualice como una droga. Es en este punto donde reside el problema.

En los últimos años se ha realizado un gran esfuerzo en la lucha contra el tabaco, esfuerzo que se ve representado de forma evidente con la bajada del consumo de esta sustancia. Sin embargo, no parece estar sucediendo lo mismo con el alcohol, que sigue siendo uno de los principales pasatiempos de los jóvenes y que además se convierte en la puerta al consumo de otras sustancias.

A día de hoy se sigue relacionando alcohol con diversión, celebración, relaciones sociales estimulantes etc., sin tener en cuenta los efectos destructivos que tiene en el organismo y la capacidad adictiva de la sustancia. Detalles que cada vez son más conocidos por los jóvenes pero que puestos en la balanza de pros y contras que se tiene a esas edades, no han cuajado como deberían.

Otro punto importante es su accesibilidad. No solo un joven ve y normaliza el alcohol desde muy temprana edad, sino que además es muy sencillo que le ofrezcan la sustancia o la consiga si la curiosidad le apreta lo suficiente. Momento que tarde o temprano llegará. La importancia reside en el uso futuro que le dará a la sustancia.

El impulso cultural que tiene la sustancia junto con la sensación de inmortalidad de los adolescentes implica la necesidad de darle mucha más fuerza a las campañas de concienciación y prevención sobre las consecuencias reales de la sustancia.

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube
    sindrome-guia-dejar-alcohol-pareja