La Asociación Americana de Psiquiatría confirmó que tomar selfies puede provocar una enfermedad mental. A este trastorno llamado ‘selfitis’, los expertos definieron como el deseo compulsivo de tomar fotos de uno mismo y publicarlas en los medios sociales, principalmente para compensar la falta de autoestima.

Un estudio reveló que quienes publican selfies de forma exagerada suelen tener relaciones más superficiales y peor sentido de la intimidad, y que es esta última característica la que aleja a las personas al trato “cara a cara” (vida “analógica”), para quienes la exposición pública debilita el vínculo afectivo que existe en la vida real.

 La selfitis se puede catalogar en tres niveles de gravedad:

  • Selfitis límite: sacarse fotos a uno mismo por lo menos tres veces al día, pero sin llegar a compartirlas en redes sociales.
  • Selfitis aguda: sacarse fotos a uno mismo por lo menos tres veces al día y luego publicarlas todas en redes sociales.
  • Selfitis crónica: sacarse fotos a uno mismo sin control, cuando una persona se toma más de 6 selfies al día y los comparte en todas sus redes sociales en repetidas ocasiones.

Sin embargo, expertos aclaran que en los últimos años, especialmente para los “nativos digitales” (aquellos nacidos a partir de 1980), el concepto de amistad e intimidad ya no implica necesariamente presencia física. Por ello, son las personas jóvenes quienes con mayor frecuencia buscan la aceptación de la gente mediante redes sociales, de modo que publicar selfies puede ser contraproducente si no reciben la retroalimentación esperada, dañando así su autoestima.

La Asociación Americana de Psiquiatría insiste que aún no existe un tratamiento para este problema, sin embargo podría pensarse en terapia cognitiva-conductual para tratar la enfermedad.

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube