Hoy continuamos hablando de las teorías neurobiológicas que explican  el desarrollo de una adicción en una persona consumidora de sustancias y  los mecanismos cerebrales implicados en este proceso.

Otra de las teorías que intenta explicar el proceso adictivo es la teoría de la sensibilización al incentivo.  Un individuo que abusa de la una sustancia suele experimentar un deseo creciente de consumirla, que puede llegar a ser incontrolable. Este deseo se conoce como craving y se experimenta tras un periodo de abstinencia.  Cuando el deseo de consumo empieza a ser intenso y a estar muy presente en el pensamiento de la persona adicta,  cualquier estimulo  (un compañero de consumo, un lugar habitual de consumo, el estrés...) puede desencadenar un deseo irrefrenable e inesperado de tomar la sustancia.

En estos casos se dice que la persona adicta se ha sensibilizado a la droga y a los estímulos asociados con ella. Esta teoría explica como las emociones positivas dominan la ingesta de drogas cuando se hace de manera esporádica, mientras que  cuando la adicción se ha consolidado la emoción que domina al individuo es la necesidad de consumir o craving.

Otro modelo muy utilizado en los últimos años para explicar la adicción es la teoría de alostasis y estrés. Según esta teoría la adicción es el resultado de un cambio en el control de la conducta motivada, desde los mecanismos de refuerzo positivo (obtención de placer) a los mecanismos de refuerzo negativos dirigidos a reducir el estrés y el malestar e intentar restablecer un falso equilibrio homeostático ("alostasis").

El consumo repetido de drogas produce dos alteraciones cerebrales:

  1. Incremento del umbral de estipulación necesario para alcanzar el equilibrio alostático y no experimentar malestar, es decir, es más difícil sentir placer.
  2. Hiperactividad del sistema del estrés que se encarga de contrarrestar los efectos de las drogas en el organismo y que tras la ingesta repetida de drogas está hiperfuncionante. Lo que conduce a que pueda sentirse malestar más fácilmente.

Esta combinación hace que la persona con problemas de adicción experimente craving y desarrolle conductas compulsivas de ingesta de drogas y precipita la recaída.

La adicción, según esta teoría, se caracteriza por un estado "alostático", es decir, un nuevo estado homeostático en el organismo del sujeto con un nuevo punto de ajuste que hace que necesite emociones más intensas para experimentar placer.

Las nuevas teorías sobre la adicción son más completas y tienen en cuenta factores diferentes a la propia droga a la hora de explicar esta enfermedad. No obstante, todavía queda mucho por esclarecer sobre este complicado proceso.

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube