En muchas ocasiones, la persona que consume es la última en aceptar que tiene un problema con las drogas. Desde bastante antes, todo su entorno ha observado distintas señales y signos de alarma que les hacen pensar en la existencia de un problema.

Algunos de estos síntomas que la persona adicta puede manifestar son los siguientes:

  1. Consumo que hace que la persona desatienda otras obligaciones relevantes.
  2. La persona consume incluso en situaciones en las que puede poner en peligro su vida o la de otros.
  3. La persona sigue consumiendo a pesar de la existencia de un trastorno físico creado por la droga o exacerbado por ella.
  4. Tolerancia, es decir, la necesidad de dosis cada vez mayores de droga para conseguir los efectos deseados.
  5. Síndrome de abstinencia cuando no se tiene acceso a la sustancia.
  6. Uso de la sustancia en cantidades mayores o por periodos de tiempo más largos de los que se tenia planeado.
  7. Deseo persistente pero infructuoso de controlar el consumo.
  8. Perdida de tiempo en actividades relacionadas con la droga ( comprarla, consumirla, recuperarse de sus efectos).
  9. Incumplimiento de responsabilidades y abandono o reducción de las actividades laborales, sociales o familiares debido al consumo de la sustancia.
  10. Deseo muy intenso de consumir la sustancia.

En el último año, la comunidad científica ha dejado de hablar de dependencia a sustancia y ahora se utiliza el termino "trastorno por uso de sustancias". Las dos principales características de aquel que tiene un trastorno por uso de sustancias son la pérdida de control y la alteración de las prioridades de la vida de la persona.

La droga ha alterado las prioridades del sujeto cuando este dedica su tiempo a la sustancia en vez de hacer otras cosas que él valora como más importantes. La disminución de la capacidad de control se observa cuando la persona consume más cantidad de la que había pensado en un principio y  no puede parar de consumir.

Por ejemplo, Pedro sale de trabajar a las cinco de la tarde y quiere llegar a casa pronto para jugar con sus hijos antes de que se acuesten, aunque primero pasa por el bar con sus compañeros de trabajo para tomar una cerveza.  Al cabo del rato Pedro se da cuenta de que es tarde y sus hijos ya están acostados (prioridades) y de que se ha tomado cuatro cervezas en vez de una (capacidad de control).

 

 

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube
    sindrome-guia-dejar-alcohol-pareja