Según Marlatt y Gordon, cuyos autores establecieron un modelo de prevención de recaídas, que quizás dada su complejidad, no es un modelo práctico para utilizar por la persona que sufre de esta enfermedad.

Por tanto, como medio de evitar un consumo, que obligue a la persona a comenzar de nuevo por la fase de la recaída, hemos desarrollado desde Síndrome una herramienta de prevención de recaídas más práctica, orientada al manejo del “Craving” o Deseos de Consumo, denominados coloquialmente “Tirones” o Ansiedad de Consumo. Dicha herramienta, la vamos a englobar en una técnica denominada bajo el acrónimo de REIR-ME, cuyo significado es:

R = Reconocer ; E = Evitar ; I = Informar; R = Resistir ; M = Mantener y E = Estabilizar

Es decir que cuando la persona sufra un “Tirón” o deseo irrefrenable de consumo, la técnica consiste en recordar la palabra REIR-ME (fácil de memorizar), vista como un acrónimo.

El funcionamiento de la técnica es sencillo, pues una vez producido el “Tiron” y de manera inmediata primero hay que “Reconocer” que se tiene dicho tirón (Craving de Consumo) y que esa es la causa del malestar y no otra. Luego “Evitar” tanto el tóxico como cualquier situación y lugar de riesgo, incluidas las personas que nos despierten una reacción emocional. Posteriormente “Informar” por teléfono o personalmente a alguna persona de confianza (Compañero, terapeuta, familiar, amigo de confianza que sepa nuestro problema, etc..) y por último una vez hechas todas estas acciones debemos de “Resistir” el “Craving” o “Tirón”, intentando mantener la calma.

La mejor manera de “Resistir”, antepenúltima fase de esta técnica, es mediante la respiración y la relajación, para así “Mantener” la calma. Finalmente la persona tiene que conseguir “Estabilizar” del tirón producido para terminar superando la situación sin riesgos para el individuo. La mejor manera de “Estabilizar” es mediante la distracción con otras actividades, por ejemplo dar un paseo, ducharnos, comer algo dulce, etc,, y posteriormente esperar, es decir mantenerse en espera y alerta por si volviera a aparecer de nuevo el deseo de consumir, para que de esta forma se supere con éxito el “Tirón”.

Si se hacen de manera adecuada todas estas fases, se puede evitar perfectamente una recaída y de este modo continuar con nuestra recuperación. Es importante destacar que los tirones pueden aparecer en cualquier momento, incluido en una fase ya avanzada de la recuperación e incluso después de meses de abstinencia y por tanto esta situación tiene que ser vista no como un fracaso, sino como un síntoma de la enfermedad y que mediante esta técnica, recogidas en el acrónimo REIR- ME, pueden perfectamente evitarse.

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube