Mantener una relación con alguien con dependencia a sustancias no es sencillo. La droga es el centro de su vida y su pareja ha de conformarse con un segundo plano, junto con todo aquello que no este relacionado con la adicción.

Conforme la adicción va progresando y se vuelve más intensa, el adicto deja de cuidar a su familia, darle apoyo o atender sus necesidades. Es común que las parejas de las personas con adicción relaten que se sienten solas, que son las responsables de todas las cargar familiares, y que deben encargarse de satisfacer todas las necesidades de su familia sin la ayuda de su pareja.

En algunas ocasiones, la pareja del adicto ha crecido en un ambiente donde ya había alguna persona con problemas de abuso de sustancias. En estas situaciones, la sensación de familiaridad y seguridad, hace que la relación, a pesar de ser dañina, se viva como algo normal.

La pareja del adicto puede sentir que le falta algo, pero no acaba de tener claro de qué se trata. Es difícil darse cuenta para el cónyuge que, aunque su pareja está físicamente no lo esta emocionalmente.

Conforme avanza la relación, la pareja ve como nada cambia y empiezan a surgir sentimientos de ira y frustración. El adicto no hace nada por recuperarse o sus intentos fracasan una y otra vez. Esto causa decepción y sensación de engaño en la pareja. Incluso es posible que la pareja llegue a sentirse culpable e impotente. La depresión y la ansiedad son comunes en las parejas de los adictos.

En algunas ocasiones, la pareja del adicto intenta controlarlo como una forma de prestarle ayuda. Controla su dinero, desea saber en cada momento donde esta, vigila el alcohol que entra en casa... Esto provoca frustración y enfado en el enfermo, que culpa de la mala relación de pareja a este control.

Es común que la pareja de una persona con un problema con las drogas necesite también ayuda psicológica. Es complicado manejar una relación así y es posible que haya que aprender a ser asertivo, a saber cómo lograr que sus necesidades emocionales se tengan en cuenta y se satisfagan, a identificar emociones, a manejar la ida y la necesidad de control...

Por todo esto, en Síndrome Adicciones ofrecemos un tratamiento integral, que abarca las necesidades del enfermo pero también las de su familia.

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube