El cerebro es uno de los órganos principales que se ven afectados por la adicción a una droga. Concretamente, las drogas intervienen en la forma en que las neuronas envían, reciben y procesan las señales que transmiten los neurotransmisores. En el post de hoy nos vamos a centrar en el sistema de recompensa cerebral, y cómo se afectado por una adicción.

 

¿Qué es el sistema de recompensa cerebral?

Los sistemas de recompensa son centros en el sistema nervioso central que obedecen a estímulos específicos y naturales. Regulados por neurotransmisores, permiten que el individuo desarrolle conductas aprendidas que responden a hechos placenteros o de desagrado.

Las drogas actúan sobre el sistema límbico, que está en la parte más interna del cerebro, y provocan una sensación artificial de placer. El uso repetido de drogas afecta al funcionamiento del sistema límbico e inicia el proceso de adicción.


Cómo funciona este sistema en un cerebro sano

Dos estructuras cerebrales, el sistema límbico y el córtex, desempeñan un papel esencial en el control de la conducta. El sistema límbico controla la vida emocional e instintiva. El córtex regula el pensamiento y la vida racional. En un sujeto sano, la vida racional promovida por el córtex domina la conducta.


Cómo funciona este sistema en un cerebro tras un consumo puntual

El sistema límbico es el responsable del inicio de las adicciones. Las primeras dosis de droga estimulan los centros de recompensa en el sistema límbico y producen un efecto placentero. Sin embargo, la administración repetida de una droga produce cambios en el sistema límbico que alteran los circuitos cerebrales de recompensa. La estimulación excesiva de este sistema conlleva, en las personas predispuestas, a cambios bioquímicos permanentes, que median la reacción adictiva, de modo que cambia su funcionamiento y su respuesta a los estímulos ambientales. Este el sistema más importante implicado en el desarrollo de la adicción.


Cómo funciona este sistema en un cerebro adicto

En el adicto, actividad del córtex disminuye de manera progresiva durante el consumo repetido de drogas, de modo que se produce una pérdida del control racional que ejerce esta estructura sobre la conducta.

Por otro lado los neurotransmisores más importantes involucrados en la respuesta adictiva son:

  • La dopamina, la cual es la predominante en las áreas del sistema de recompensa mesolímbico, el cual media las repuestas de euforia y estimulación en el cerebro.
  • Las endorfinas, que se producen en las áreas mesolímbica y mesocorticales, y median las respuestas a los estímulos dolorosos, la regulación de la temperatura y la ingestión de agua y alimentos.
  • El Ácido Gamma Amino Butírico (GABA), el cual se encuentra en la amígdala, el bulbo olfatorio, el telencéfalo ventral y el globo pálido también se ha implicado en la respuesta adictiva. En realidad se asume que todos los neurotransmisores tienen un papel en la manifestación de la adicción. Aún se investiga para determinar la naturaleza de ese papel y la forma en que las vías y los químicos cerebrales interactúan para producir el desorden adictivo.

 

Conclusión

Aunque se haya producido daños estructurales importantes, se puede iniciar y permanecer en una recuperación constante del cerebro. Ya que nuestro sistema cerebral, afortunadamente, es plástico y si se ejercita, al igual que nuestro cuerpo, puede mejorar su funcionamiento. Hay infinidad de tratamientos e intervenciones; nunca es tarde para dejar una adicción y poder recuperar la integridad y felicidad como ser humano.

Tratamiento para dejar las drogas

 

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube