Se entiende por síndrome de abstinencia el conjunto de signos y síntomas que una persona puede sufrir en el proceso de supresión o reducción del consumo de una sustancia adictiva (heroína, alcohol, tabaco, etc.), o de la realización de alguna actividad a la cual se es adicto (actividad sexual, juego, etc.). Es necesario especificar que el síndrome de abstinencia no se entiende como una enfermedad, si no como una alteración del estado de salud del adicto, siendo necesaria su transición para deshabituarse del consumo de la sustancia o de la realización compulsiva de alguna actividad.

Las Distintos tipos de síndrome de abstinencia son los siguientes:

-Síndrome de abstinencia agudo: Es el más conocido, se trata del conjunto de síntomas y signos tanto orgánicos como psíquicos que aparecen ante la interrupción del consumo de la sustancia.

- Síndrome de abstinencia tardío: Aparece un tiempo después conseguida la abstinencia. Puede perdurar meses o años. Provoca problemas en el sistema nervioso neurovegetativo y en las funciones básicas, causando cuadros psíquicos y físicos que interfieren considerablemente en la vida del paciente pudiendo precipitar la recaída.

- Síndrome de abstinencia condicionado: Se trata de la reaparición de sintomatología similar a la del síndrome de abstinencia agudo en un individuo que ya no consume. Se produce al ser reexpuesto a situaciones ambientales que el sujeto asocia al consumo de la sustancia a la que era adicto. Se crea mediante un proceso de asociación entre la sustancia y el estimulo ambiental (condicionamiento).

Cada sustancia tiene un síndrome de abstinencia reconocible y diferenciado, a continuación se exponen algunas de las características de las sustancias más comúnmente consumidas:

-Alcohol: Los síntomas más típicos son depresión, ansiedad, irritabilidad, nerviosismo, temblores, animo disfórico, pesadillas, no poder pensar etc. También pueden aparecer pupilas dilatadas, piel fría y viscosa, insomnio, dolor de cabeza, Nauseas, inapetencia, vómitos, aceleración del ritmo cardiaco, temblor y sudoración. Una posible consecuencia grave del alcohol se denomina delirium tremens y puede causar alucinaciones, convulsiones, desorientación y confusión intensas, agitación y fiebre.

-Benzodiacepinas: Ansiedad, cefalea, dolor generalizado, disforia, anorexia, insomnio, náuseas, vómitos, alteraciones de la memoria, alucinaciones, ataxia, temblor fino, calambres musculares, rigidez, alteraciones de la percepción acústica y visual, psicosis aguda, despersonalización, ideación paranoide, depresión psíquica y convulsiones.

-Cannabis:  A pesar de que hay debate sobre la dependencia física del cannabis, si que se ha observado que después del cese del consumo prolongado, algunos consumidores experimentan temblor, sudoración, náuseas, vómitos, diarrea, irritabilidad, anorexia, nistagmus, pérdida de peso y alteraciones del sueño.

-Cocaína: Puede provocar estado de ánimo disfórico, fatiga, sueños vívidos y desagradables, insomnio o hipersomnia, aumento del apetito e inhibición y agitación psicomotoras.

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube
    sindrome-guia-dejar-alcohol-pareja