Muchas personas entran en contacto con diversas sustancias químicas para una búsqueda de sensaciones, como una alternativa al estrés o por otros problemas y se dice que son adictos a drogas o tóxicos. Pero también se viene advirtiendo que una cantidad de trabajadores cada vez mayor, desarrolla un tipo de adicción sin sustancia, que se ha denominado adicción al trabajo. Esta dependencia implica un gran riesgo psicosocial. Una  de las diferencias de  adicción al trabajo con otras adicciones es que se alaba y recompensa a la gente por trabajar en exceso, esto casi nunca sucede con otras adicciones (Fassel, 2000).

Coloquialmente, a la persona con dependencia al trabajo, se le llamaría un trabajólico (derivado de su nombre original en inglés, un workaholic) o laboradicto.

El ser workaholic se da  principalmente en  los hombres, aunque en los últimos años se ha extendido también entre las mujeres y se calcula que más del 20% de la población trabajadora mundial presenta esta adicción.

Se define como una necesidad excesiva e incontrolable de trabajar incesantemente, que afecta a la salud, a la felicidad y a las relaciones de la persona. La ansiedad, la irritabilidad y la frustración se convierten en algo constante, además de la incapacidad de estar sin trabajar mucho tiempo. Los workaholics no son capaces de tomarse tiempo libre porque en seguida la falta de actividades les genera insatisfacción y agobio. El trabajo se convierte en una idea obsesiva, ocupando la mayor parte de la vida del trabajador. Habitualmente no es reconocida por el afectado, siendo la familia quien lo detecta, debido al exceso de tiempo que dedica al trabajo y que resta a la familia, y ésta acaba creando un tipo de vida al margen del adicto.

Fassel (2000) afirma que la diferencia entre la adicción al trabajo y trabajar mucho reside en que el adicto está desprovisto de un regulador interno que dice cuándo tiene que parar.

Todo trabajador tiene que tener en cuenta que:

1) Hay una gran cantidad de cosas para disfrutar, no sólo el trabajo.

2) En las tareas laborales es importante y necesario delegar.

3) La jornada laboral es de ocho horas.

4) El trabajo para realizar en casa debe ser la excepción.

5) Debemos disfrutar de la vida y de todo lo que ella nos ofrece. Poniendo más hincapié en el tiempo que destinamos a nosotros mismos, a nuestra familia y amigos. A las actividades que realmente nos resultan placenteras, que nos motivan y nos hacen felices (el hacer ejercício,  practicar la relajación, pasar tiempo al aire libre, disfrutar de espacios con los amigos, hacer el amor, etc).

Si crees que tienes un problema, y que has perdido el control, pide ayuda y cambia tu calidad de vida

“Hay una fuerza motríz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad” Albert Einstein

Palabras clave: adicto al trabajo, adicciones no tóxicas, workaholic, dependencias, trabajador patológico

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube
    sindrome-guia-dejar-alcohol-pareja