Es un hecho la falta de investigación en todas las áreas que engloban a la mujer. Ya que a lo largo de los años la mayoría de investigaciones se han realizado con grupos de hombres, siendo luego los resultados generalizados al colectivo femenino. Todo ello es evidentemente un problema si tenemos en cuenta las diferencias  tanto a nivel de identidad e imposiciones sociales como a nivel fisiológico que existen entre hombre y mujeres.

Con el problema de la adicción esta circunstancia se repite. La ausencia de investigación de la drogodependencia en mujeres hace que no se puede tratar el problema con la rigurosidad que sería debido. Una de las grandes diferencias son los factores de riesgo que propician al consumo. Hay una serie de factores específicos en la mujer que son desconocidos para la mayoría de las personas:

- La imposición del trabajo domestico, cuando la realización del mismo no es una elección personal si no una obligación que limita otros aspectos de la vida.

- La  independencia de los hijos (síndrome del nido vacío).

-Conflictos continuos con la pareja (discusiones, violencia doméstica…).

-Situación familiar desestructurada.

-Relaciones sexuales y de pareja no satisfactorias.

-La ausencia de redes de soporte social como amigos.

-Depender económicamente de la pareja (sobre todo si no se quiere mantener la relación).

-Las nuevas demandas como consecuencia del cambio de rol de la mujer, que en muchas ocasiones no vienen acompañadas del apoyo social necesario.

-Abuso sexual, familiar o no.

-Acoso social (Presión para que la mujer no trabaje).

Debido en muchas ocasiones a imposiciones sociales, la mujer no busca ayuda profesional con la misma frecuencia que el hombre, ya que ciertos temores, como la creencia de que pueden quitarles la maternidad sobre los hijos, son disuasorios de buscar una solución al problema.

Además es innegable que cualquier tipo de consumo esta mas estigmatizado en las mujeres que en los hombres, ya que enseguida se relaciona el consumo de drogas en la mujer con otro tipo de ideas, como por ejemplo "mala madre" o "prostituta", siendo en muchas ocasiones la propia presión social la que provoca la recaída y dificulta la búsqueda de ayuda y el reconocimiento del problema.

En conclusión es necesario superar determinadas ideas y creencias sociales que estigmatizan visiblemente más a las mujeres que a los hombres, cuando evidentemente esto no es un problema de géneros, si no un problema, que como en muchos otros sucede, esta mas atacado en mujeres que en hombres.

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube
    sindrome-guia-dejar-alcohol-pareja