Si eres un fumador habitual de marihuana, es posible que alguna vez te hayas planteado si eres o no adicto a esta planta. La marihuana es la droga ilegal que más se consume en el planeta, de hecho, se cree que hay entre 129 y 191 millones de personas que son consumidores de cannabis, es decir, un 2.9% o un 4.3% de la población del mundo es fumador de maría.  Hoy en el blog te ayudamos a responder la pregunta sobre cómo saber si soy adicto a la marihuana.

¿Cómo saber si soy adicto a la marihuana?

Uno de los obstáculos más grandes para reconocer y asumir que uno es adicto a los porros es la creencia popular de que la marihuana no puede  ocasionar adicción. Distintas investigaciones han demostrado que el consumo excesivo de marihuana puede estimular en exceso determinados núcleos cerebrales, que originan cambios en la estructura de nuestro cerebro y nos llevan a desarrollar una adicción.

Identificar los síntomas de la adicción a la marihuana

A pesar de lo que se cree, la marihuana genera un leve síndrome de abstinencia cuando los consumidores suspenden el consumo, debido a la reacción del cuerpo a no tener la droga en su sistema. Algunos de los síntomas del síndrome de abstinencia son:

  • Irritabilidad
  • Cambios de humor
  • Dificultad para dormir
  • Disminución del apetito
  • Antojos
  • Agitación
  • Malestar físico

Cambios en el comportamiento

La adicción a la marihuana se asocia a cambios en el comportamiento de la persona en torno a su consumo y también al resto de esferas de su vida. Las personas que fuman habitualmente marihuana experimentan una serie de cambios mentales como los siguientes:

  • Cambios en la memoria: Uno de los efectos más evidentes del consumo de marihuana es la pérdida de memoria. A la persona adicta le es muy difícil almacenar nuevos recuerdos ya que el THC presente en la marihuana afecta al hipocampo, una región del cerebro encargada de almacenar la nueva información recibida.
  • Menos coordinación: El consumo prolongado en el tiempo, hace que el equilibrio y el tiempo de reacción de una persona adicta a los porros se vean deteriorados. También sucede esto con el consumo puntual de cannabis, pero este efecto es transitorio.

Aumenta la cantidad de droga que consumes

Otro signo que puede indicar la presencia de una adicción a la marihuana es el aumento de la cantidad de sustancia para sentir los efectos deseados. Cuando las personas comienzan a consumir necesitan una cantidad menor de droga, con el tiempo, el cuerpo reclama  más y más sustancia debido a la tolerancia.

Algunas cuestiones clave

Estas preguntas pretenden ser orientativas y no pueden sustituir el diagnostico de un especialista en adicciones. No obstante, pueden darte una idea de si existe o no un problema con la marihuana que te haga plantearte dejar de consumir. Responde sinceramente a las mismas en relación a tu comportamiento en los últimos seis meses:

  • ¿Has consumido más marihuana de la prevista en cada ocasión de consumo?
  • ¿Has intentado dejar de consumir pero no lo has conseguido?
  • ¿Has sentido un fuerte deseo de fumar cuando no tenias disponible la droga?
  • ¿Has tenido que incrementar el consumo para experimentar los mismos efectos?
  • ¿El consumo de marihuana ha interferido con tus obligaciones laborales, sociales o personales?
  • ¿Has seguido consumiendo a pesar de que el consumo haya generado peleas y discusiones con familiares y amigos?
  • ¿Has dejado de participar en actividades por consumir?

Los efectos más nocivos de la marihuana

A pesar de las creencias urbanas, la marihuana tiene consecuencias muy graves para la salud física y mental de aquel que la consume. Algunos de los efectos más peligrosos del cannabis son los siguientes:

La marihuana genera adicción

Se calcula que un 9 por ciento de las personas que usan marihuana se volverán adictas a ella. Cuando el consumo se inicia en la adolescencia, la tasa de dependientes a los porros aumenta hasta 1 de cada 6. Entre el 25 y el 50% de las personas que consumen marihuana a diario son adictas.

Consumir marihuana y conducir es muy peligroso

Fumar marihuana antes o en el momento de la conducción pone en riesgo la vida del conductor y del resto de personas. Los porros afectan la capacidad de atención, la concentración, la coordinación y el tiempo de reacción y otras habilidades para llevar a cabo una conducción segura. Además, la marihuana hace que no se detecten las señales visuales y auditivas poniendo en riesgo la vida de las personas.

La marihuana está relacionada con el fracaso escolar

Al igual que sucede con la conducción, la marihuana altera la atención, la memoria y la motivación, facultades necesarias para el aprendizaje. Además, sus efectos sobre estos sistemas pueden prolongarse días o semanas después de cesar el consumo. Los consumidores jóvenes de marihuana suelen abandonar la escuela antes que los no consumidores.

Se ha demostrado que los adolescentes que consumen marihuana frecuentemente tiene un Cociente Intelectual (CI) más bajo que los no consumidores en la edad adulta.

Puede causar psicosis o ataques de pánico

El consumo de altas dosis de marihuana puede alterar la salud mental provocando pensamientos paranoicos y crisis de pánico. Los porros empeoran los síntomas psicóticos en los consumidores de marihuana con esquizofrenia.

Si te has visto reconocido en alguno de los síntomas anteriores es probable que tengas un problema con el cannabis. La adicción a la marihuana necesita un tratamiento específico, supervisado por profesionales, para resultar efectivo. Pídenos ayuda para dejar esta droga, podemos ayudarte a dejar de consumir para siempre.

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube