La drogodependencia es una enfermedad que no solo afecta al adicto a la sustancia, si no a la familia que rodea al afectado. Situación que acaba provocando una gran disfunción en el funcionamiento general del núcleo familiar.

Además del deterioro familiar debido al desgaste de la convivencia con un dependiente, en muchas ocasiones la familia desarrolla patrones de comportamiento y pensamiento disfuncionales que causan un gran malestar y que se repiten de forma compulsiva. Esta situación nace de la relación tóxica con el adicto y recibe el nombre de codependencia. La principal característica de la codependencia es la hipertolerancia, que se defina como la capacidad de resistir emociones o situaciones extremas durante tiempo prolongado que en situaciones normales no se tolerarían.

Esta forma de relación desadaptativa en la familia tiene las siguientes características:

-Una necesidad excesiva de control sobre los demás.

-Tomar el bienestar de los demás como una obligación propio.

-Responsabilizarse de las necesidades de los demás desatendiendo las propias.

-Perdida de autoestima, miedo al abandono.

-Necesidad de que la otra persona esté bien para estar bien (Funcionamiento en espejo).

-Tolerancia alta ante las actitudes invasivas de otras personas.

Estas actitudes desarrollan un patrón de relación que tiende a mermar la autoestima del codependiente. Ya que este basa el bienestar en los cambios que intenta realizar en las personas de su entorno, en vez de en uno mismo, siendo esto muy frustrante al no verse cumplidas las expectativas.

Se trata de personas que anteponen las necesidades de los demás a las propias, lo que en relación con un adicto químico resulta insostenible al verse el codependiente completamente arrastrado por los problemas del drogodependiente. Esta situación, aunque se da también fuera del contexto de la drogodependencia, es un agujero de malestar en cualquier familia que este conviviendo con un adicto.

En muchas ocasiones la adicción se ve reforzada de forma involuntaria por la actitud del codependiente. Ya que la extrema dedicación de un miembro de la familia a las necesidades del adicto actúa como reforzador de la adicción, dificultando en muchas ocasiones la superación de la enfermedad.

Se ha visto que en familias con este tipo de problema, la búsqueda de ayuda profesional tanto para el dependiente como para el codependiente, genera un pronóstico de cura mayor que solo centrar los recursos en la cura del adicto.

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube
    sindrome-guia-dejar-alcohol-pareja