Más del 47% de los conductores y del 51% de los peatones fallecidos en accidente de tráfico el pasado año habían consumido alcohol, drogas o psicofármacos, según la Memoria del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses Con un agravante: estos datos confirman una tendencia al alza en los últimos 5 años. Así, en 2008 el porcentaje de positivos en conductores fue del 40% y llegó al 45%. Cerca de la mitad de los fallecidos en accidente de circulación, que fueron analizados por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, habían consumido algún tipo de sustancias adictivas: alcohol, drogas o psicofármacos, bien solas o mezcladas. Para comprobarlo, se les practicó una prueba de sangre, que corrobora si habían consumido alguna droga, y qué tipo. Los análisis se realizaron a 969 víctimas mortales, de las que algo más del 70% eran conductores, un 20% peatones y el resto, acompañantes. Por tipo de sustancia, los datos reflejan una altísima presencia de alcohol y psicofármacos. Se detectó alcoholemia positiva en el 74% de los conductores y en casi el 60% de los peatones. Además, el 70% de los conductores y nada menos que el 83% de los peatones presentaban tasas de alcohol superiores a 1,2 gr/l. Hay que recordar que el límite legal está en 0,3 gr/l. En psicofármacos, destaca su presencia en los peatones fallecidos (54%). En los conductores apareció en un 29% de casos. Las benzodiacepinas y los antidepresivos son los medicamentos más consumidos. Respecto a las drogas ilegales, se indica que se detectó en el 27% de los conductores y en el 25% de los peatones. Las drogas más consumidas en ambos casos, la cocaína y el cannabis. También hay que destacar que más del 25% del total de las víctimas analizadas dieron positivo en más de una sustancia. La combinación más frecuente entre los conductores era la de alcohol y drogas, y entre los peatones, la mezcla del alcohol con psicofármaco; y aparece por primera vez una sustancia nueva: la ketamina, que se encontró en el 2% de los conductores positivos. Es un anestésico que se utiliza en el campo veterinario y que en humanos tiene efectos alucinógenos. Debemos reforzar la capacidad educativa, preventiva y interventiva en nuestra sociedad, para poder disminuir estos índices, educar en consumo y en comportamiento responsables a la hora de conducir y, a la hora de caracterizar a ese consumidor reincidente y crónico, para poder enforcar su tratamiento y anticiparnos a posibles tragedias.

Palabras clave: adicciones, drogas, alcohol, cocaína, ketamina, benzodiacepinas

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube