22983

La Psicomotricidad es la disciplina encargada de abordar la intervención  desde la mediación corporal y el movimiento. Dicha intervención va dirigida tanto a sujetos sanos como a quienes padecen cualquier tipo de trastornos, y así sus áreas de intervención serán tanto a nivel educativo como reeducativo o terapéutico.

En el Taller del viernes 16 de mayo vamos a usar la psicomotricidad para desarrollar la capacidad de tomar consciencia del propio cuerpo. Qué estamos haciendo aquí, en este preciso instante, especialmente en aquellos movimientos o actividades que tenemos automatizados.

Ser conscientes del movimiento del propio cuerpo nos ayuda a ser pragmáticos, despiertos y  responder con mayor eficacia a las demandas que se nos presentan en la cotidianidad de nuestro ambiente.

Normalmente, solemos prestar atención a las actividades del momento sólo con una pequeña parte de nosotros mismos, mientras la mente y los pensamientos están en otra cosa completamente. Vivimos en el modo “piloto automático”, ocupándonos de nuestras cosas con muy poca conciencia de los detalles de nuestra experiencia del momento – ni siquiera de las intenciones que motivan nuestras acciones.

Cultivando la atención consciente, podemos aprender a tener mucha más sensibilidad ante el proceso de reacción automatizado que experimentamos en respuesta de todo aquello que nos afecta en la vida. Esto es especialmente importante  en el caso de las personas que realizan un consumo de drogas  (alcohol, cocaína, marihuana…) como algo rutinario, incluso ciego: amoldamos y cambiamos lo que hacemos para intentar evitar las sensaciones desagradables, sin ser realmente honestos, ni siquiera conscientes, acerca de lo que está ocurriendo. En consecuencia, no dejamos de añadir sufrimiento secundario a las situaciones desagradables que se nos presentan en la vida , lo que acaba reduciendo nuestra calidad de vida global.

Comentarios
    Recupera tu vida

    Categorías

    Únete a nuestra comunidad

    Visita nuestro canal

    YOU Tube
    sindrome-guia-dejar-alcohol-pareja